BUSQUEDA

lunes, 10 de junio de 2013

Un primer cuento para el blog. Esperanzas y desesperaciones.

Hoy me decidí a empezar a escribir, de forma esporádica, mis primeros cuentos.
De antemano les cuento que en principio no serán grandes cuentos, quizás algo chuecos o un tanto alicaídos, pero si me comprometo a mejorar mi calidad conforme pase el tiempo.

El primer cuento que escribo anda navegando en un mar, sin rumbo alguno, pero de seguro su mapa se ira expandiendo y su norte se afinara.

Esperanzas y desesperaciones.

En la plaza minorista, al frente de la esquina donde venden los pájaros, gallinas y demás aves, se puede ver, a eso de las dos de la tarde, caminar a Paul con su carreta listo para vender lo que recojio a lo largo del día.
Todos los días en la madrugada se alista para salir a buscar algo que comer, así que toma su carreta y sale de calle en calle a buscar dinero, y que mejor forma que tomando lo que muchos desechan. Pero hoy no es un día cualquiera, por que  es miércoles y es el día que mas latas, aluminio y demás basura pesada encuentra.

A eso de las dos de la tarde, Paul ya esta vendiendo algunas cosas que recogió y por ello le dan unos pesos que le sirven para comprarse alguito que comer y  guardar para poder tomarse unas jaleas que venden en la radio. Son las mejores jaleas que existe pues si usted se las toma por tres meses seguidos, eso penetra hasta el hueso y le saca el cáncer de raíz y queda completamente curado. Paul tiene cáncer y guarda dinero para comprar jalea extravitonica.
Han pasado seis meses, es una noche fría y desolada. Amanece y en una de las aceras del centro de Medellin, yace un cadáver tirado. Paul murió y  en sus dedos se aferraba  el ultimo tarro de jalea que pudo probar.

Fin del cuento.

Es un cuento muy sencillo, pero hice un gran esfuerzo para poderlo redactar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Español/English/português/français/