BUSQUEDA

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Niveles de aprendizaje, aprendiendo como un delfín.

Niveles de aprendizaje, aprendiendo como un delfín.


4 +4 = 8, es lo que se les enseña a los niños en sus escuelas, una asociación automática que no da lugar al 5 + 3 = 8, pues se le enseña que es la primera formula la que sostiene el resultado; algo muy diferente cuando se les muestra que 6 + 2 = 8 y 7 + 1 = 8, ya en este escalón se puede observar el resultado y descubrir cuál es la fórmula que se esconde tras el resultado, siendo este un nivel de aprendizaje superior.

el primer método nos enfrasca en una situación en la que tenderemos a usar la formula “4 + 4”, pues caeremos en la comodidad, y nunca usaremos otra diferente para llegar al resultado.

Mas que observar “el que se aprende” deberíamos mirar “el como se aprende”, crear un escalón superior de aprendizaje. Si los chicos se embotellan en una situación en donde el rol de aprendizaje es pasivo, por repetición, en grupo y en cada momento fluyendo de una autoridad, estamos propiciando una situación análoga a la formula “4+4” siendo esta la única posible para obtener un 8.

hay niveles más profundos de aprendizaje y esto lo que les quiero destacar hoy aquí, como el caso del delfín.

Un entrenador estando con su delfín vio como este hacia una acrobacia algo inusual, este daba un esplendido salto muy por encima del agua. El entrenador al ver esta acrobacia toca su silbato, y a lo que el delfín se acerca lo premia con un pescado.

El delfín muy entusiasmado seguía haciendo su acrobacia y reclamando su premio. toda la tarde recibió premios.

el delfín comprendió que esta conducta le garantizaba un premio.

Al próximo día el delfín, muy animoso, empieza hacer su acrobacia; aun que al rato de estar saltando ve que el entrenador no tocaba su silbato ni lo llamaba para entregarle un premio. De estar de salto en salto termino aburriéndose así que le dio por hacer algo distinto, un salto con media vuelta. El entrenador al ver que el delfín hacia algo diferente inmediatamente toco su silbato y premio al delfín. Toda la tarde estuvo el delfín haciendo su salto con media vuelta y a su vez recibiendo el premio.



Al otro día salió el delfín con las mismas intensiones pero no hubo pescado para esa pirueta, solo le entrego su premio en el momento en que el delfín dejaba de lado la antigua pirueta y se ingeniaba una nueva rutina.

luego de más de dos semanas el delfín seguía recibiendo al entrenador con la misma pirueta del día anterior a lo que se repetía el mismo ciclo, se aburría, se inventaba una nueva rutina y recibía su premio.

Algo diferente paso al otro día, parecía que el delfín había comprendido la rutina pues este lo recibió en la mañana, no con la pirueta del día anterior sino con 6 nuevas y espectaculares piruetas nunca antes observadas en ningún otro delfín.

A los días se vio al entrenador, fuera del horario de entrenamiento, dándole al delfín pescado sin ningún motivo, se le pregunto por qué hacia esto y él respondió:”sencillamente es para mantener las buenas relaciones, si no el no estaría tan motivado para hacer un pirueta nueva cada día”.



Daniel González

Bibliografía.

O'connor, J., & Seymour, J. (1995). Introduccion a la PNL. Barcelona: Urano.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Español/English/português/français/